13/07/2024

TMC La Información al Servicio de la Verdad

"LA INFORMACIÓN AL SERVICIO DE LA VERDAD"

En la opinión de Víctor Améndola…

Pocas veces dedico mis escritos a alguien.

Hoy dedico estas líneas a mis hijos Aliza Valeria de la Cruz, Alberto Emiliano Alexei y Alison Celina Alessandra. A mis dos sobrinas, Ximena Carolina y Georgia Natalia.

Con profundo amor y convicción para ellos.

Morena, neo Verdes y pro PT’s: entre la depravación y la degradación.

depravado, depravada

1. adjetivo

Demasiado viciado en las costumbres. Usado también como sustantivo.

2. adjetivo

Propio de una persona depravada.

«Conducta depravada.»

degradar

1. verbo transitivo

Privar a alguien de las dignidades, honores, empleos y privilegios que tiene.

2. verbo transitivo

Reducir o desgastar las cualidades inherentes a alguien o algo.

Real Academia Española.

Morena ejemplifica, mejor que nadie en este momento, la absoluta y terrible pudrición moral y ética de un sector de la clase política mexicana.

Morena es una especie de mole nacional: una mezcla bizarra de distintos chiles cuyo origen es por demás heterogéneo.

Ciertamente hay gente decente en ese instituto político; pero cada vez son los menos. Y no sólo ahora son minoría, sino que además se convierten, a pasos agigantados, en un reducto arrinconado, puestos en el cuasi olvido, usados para llevar matracas, montar sillas, llenar eventos, pero abanderar muy contadas candidaturas.

Esa ya escasa gente decente, son usadas como carne de cañón para justificar políticas públicas cada vez más contradictorias y profundamente más corruptas. Algunos hacen verdaderos malabares para justificar los excesos del mesías presidencial.

Ejemplos abundan este sexenio, éste que se encamina, a pasos agigantados, a sentar terribles precedentes todos ellos negativos en varios ámbitos de la vida pública.

Veamos algunos de ellos:

-Corrupción del presidente y de su familia.

Los sobres amarrillos de dos de los hermanos. La vida de millonarios de los hijos a los que jamás se les conoció oficio ni beneficio más allá de la política a lado del padre. La casa gris del hijo mayor. Los contratos por asignación directa a los amigos de “Andy” López Beltrán. Los estudios en Inglaterra de Jesús Ernesto López Gutiérrez aka “el Chocoflan”. Los contratos de la prima Felipa. Los terrenos en Tulum del famoso Nico.

-Deuda pública.

Este año Morena aprobó el mayor monto de Deuda Pública en los últimos 30 años. Más que con Fox, que con Calderón o que con Peña. Hoy cada mexicano debe MÁS dinero que al principio del sexenio. Aproximadamente $120,000.00 cada persona nacida en este país.

-Violencia al por mayor.

Este es el periodo de sangre más grande en un siglo de vida nacional. Los números solo se comparan con dos guerras civiles en México: la cristiada y la Revolución Mexicana. Los muertos y desaparecidos mantienen un crecimiento a la alza. No hay algún indicio, por mínimo que sea, que nos aproximemos a un tope, y que a partir de allá se estabilicen los datos y luego se empiecen a disminuir. Por el contrario, las matanzas, las fosas clandestinas, las ejecuciones no parecen tener fin. Y lo único que esta administración de forma absurda hace es “responsabilizar” al pasado. No hay una toma de responsabilidad en ninguna acción fallida de gobierno.

-Daño ambiental y ecocidio.

El tren maya se ha convertido en el impacto ambiental más grave y severo del que se tenga memoria. No hay una cuantificación de los cientos o quizá miles de árboles talados. Nadie sabe qué se hizo con la madera extraída de ellos. No se tiene un registro claro del impacto a la flora y fauna de la región. Un buen número de seguidores de Morena y de Lopez Obrador, por ignorancia, por resentimiento o por franca estupidez no alcanzan a dimensionar el grave daño al pulmón más grande de México. La 2da reserva ecológica más grande América Latina (solo después del Amazonas) fue vulnerada y ultrajada y pocos parecen darse cuenta. Algunos expertos señalan, entre otras cosa, que el incremento del Dengue fue derivado de un desequilibrio ecológico en la región por la deforestación.

-Daño a la finanzas del país.

El Tren Maya, el AIFA y ahora la aerolínea militar “Mexicana de Aviación”, no avisoran ser autofinanciables en el corto o mediano plazo. Y quizá ni a largo. Eso significa que año tras años seguirán recibiendo recursos públicos vía subsidios. Si no hay una reforma fiscal en lo inmediato será imposible que el país aguante estas sangrías.

Todo este largo preámbulo lo quiero argumentar para señalar algo en específico.

Muchos políticos del país, algunos que se supondrían serían profesionales en su desempeño, han venido a mostrar el poco compromiso de asumir un rol como opositores o como críticos de un sistema inepto y profundamente corrupto por los elementos arriba señalados y precisados.

Alejandro Murat, Eruviel Ávila, Omar Fayad, Jorge Carlos Ramïrez Marïn, Carlos Miguel Aysa (padre e hijo), Nuvia Mayorga, Adrián Ruvalcaba, antes en la “oposición”, han decidido de golpe y porrazo pasar a engrosar y formar parte de las filas del oficialismo. Señalados de ladrones, tranzas, corruptos, mafia del poder, entre otros tantos adjetivos, se han ido, con el mayor cinismo a los brazos de la 4T.

¿Hay alguna coincidencia ideológica, de lucha, de principios, de demandas públicas, en lo que la 4T enarbola como ideario propio?

No. Nada. En lo absoluto. Todos ellos, sin excepción, estuvieron en el otro lado de las boletas electorales “confrontando” a la 4T.

Mención similar merecen en Campeche todos los puruxistas que alcanzan el mismo nivel de cinismo e hipocresía.

La ideología murió.

Las ideas y los principios de ese sector de la clase política camina como Zombie. Carente de razón, de fuerza y de sustento. Son sanguijuelas, parásitos y garrapatas del sistema político de gobierno al que Andrés Manuel alimenta bajo la más burda cooptación, con la fuerza del dinero.

Porque Andrés Manuel no es un intelectual ni un ideólogo; está muy lejos de ello. No los seduce por las ideas o por un proyecto de futuro esperanzador para todos nosotros. Su lenguaje es el del odio, el del resentimiento, el de la ofensa, el de la mentira y la manipulación.

Su fortaleza es el presupuesto público. El dinero, la amenaza y la compra de casquivanas que hoy viven en la política nacional.

A todo eso debemos y tendremos que enfrentar.

De verdad les digo, que la tarea será titánica. Pero, ¿saben algo? Vale la pena.

Por favor, compartan.

V. Améndola.